General

Instalaciones de riesgo

El mayor riesgo de contagio – tal y como hemos mencionado antes – se da en las instalaciones creadas por el hombre. Pero ¿Y esto por qué es así?

Es sencilo, por la combinacion entre agua y dispersión de partículas. En un entorno normal de la naturaleza, este efecto podríamos encontrarlo en una catarata, donde el agua cae y sus partículas nos alcanzan. Obviamente es altísimamente improbable que nos contagiemos con legionelosis en una catararta por la gran velocidad del agua (no es agua estancada) ¿Verdad?.

Entonces ¿Cuáles son los lugares de mayor riesgo?

Ejemplo 1 ACS con retorno.

Las instalaciones de agua caliente sanitaria almacenan gran cantidad del líquido elemento por excelencia; las instalaciones de ACS con retorno son especialmente peligrosas, ya que en ellas circula agua a una temperatura superior a 20º para mayor confort del usuario…

Vamos, para que abras el grifo y salga el agua inmediatamente caliente a la temperatura deseada. Como ya se mencionó aquí en el septimo párrafo, esos 20º son el comienzo de problemas a la hora de la explosión bacteriana. Si la bacteria logra prosperar, será la cebolleta de la ducha o el grifo del baño el que hará que la legionela llegue a tus pulmones.

Pero ¿Y si he contratado una habitación de hotel con jacuzzi o bañera de hidromasaje para un fin de semana con mi pareja…? ¿Cancelo?

Pues la recomendación en un caso como este – a no ser que bajes a la recepción y le pidas el informe favorable de la empresa instaladora de ACS para el control legionella en hoteles – la recomendación es ventilar la estancia, encender la bañera de hidromasaje y salir de la habitación hasta pasados unos 15 minutos, para así evitar que esos aerosoles instalados en los conductos y propagados por el aire nos alcancen.

Mismo caso con cebolletas y grifos, ventilar, abrir, salir, esperar y entrar de nuevo.

En el párrafo cuarto de este enlace podrás consultar los lugares de las instalaciones de agua donde se pueden hayar concentraciones altas de esta bacteria.

Ejemplo 2 Fuentes ornamentales

Volvemos a la acción del hombre, en las fuentes el agua se pulveriza con fines y efectos estéticos. Los problemas vienen cuando se produce una relajación o descuido a la hora de mantener y controlar ese agua.

Se aconseja evitar prolongados períodos de paro, esta situación favorece el estancamiento del agua y el desarrollo rápido de microorganismos, más con altas temperaturas.

Si la fuente ornamental no se usa de manera continuada conviene proceder a vaciar la instalación, al menos cuando ésta esté parada. En cualquier caso, la fuente ornamental se vaciará y limpiará siempre que la parada sea superior a 1 mes.

«las fuentes ornamentales estarán provistas de un sistema automático de cloracion, capaz de manteneruna concentración de cloro residual libre de 3mg/l, que no podrá bajar en ningún caso de 1,5mg/l.”

Hay que renovar periódicamente el agua y siempre que sea posible instalar sistemas de control automático – domotico o no – para que actue sobre la bomba y ponga en funcionamiento diariamente la fuente de agua.

El hombre estanca y pulveriza agua para facilitarle el trabajo a microorganimos y bacterias, ayudando a su proliferación.

Ejemplo 3 Aire acondicionado.

Combinación perfecta de frío y difusión de aire, combinada con las temperaturas altas de las unidades de exterior…

Pero ¡Ojo! Podemos estar tranquilos en nuestros hogares con los equipos de aire acondicionado, ya que son estancos y no están conectados a sistemas de agua.

Son las grandes instalaciones de aire acondicionado de hoteles, hospitales, edificon públicos y demás, las que son potencialmente peligrosas, ya que SI están conectadas a sistemas de agua.

Siempre que hablamos de contagio de legionelosis en aires acondicionados, los responsables son los grandes sistemas y torretas de aire de los edificios. Son muy letales y propagan la bacteria terriblemente rápido.

Comunidades de propietarios, edificios públicos, oficinas… Un gran número de ellos están equipados con instalaciones térmicas centralizadas, canalizadas en todo su recorrido para dar servicio a todo el edificio con el objetivo de atemperar el aire que circula por el interior.

Estos elementos proporcionan el aire que es respirado por las personas que ocupan el edificio. Este hecho debe de ser algo absolutamente seguro para la salud de las personas.

Siempre que se realice una limpieza periódica y mantenimiento recogido en las diferentes normativas que engloban este tipo de equipamientos de aire acondicionado.

Por lo tanto para evitar un contagio masivo de legionela en este tipo de instalaciones, la prevención es nuestro mejor aliado. Debemos llevar a cabo programas de mantenimiento correctivo, preventivo y periodico, aplicando mejoras estructurales y funcionales.

Nuestras aliadas la limpieza y desinfección

Independientemente del tipo de funcionamiento de las torres de refrigeración y aire acondicionado, debemos realizar trabajos de limpieza y desinfección al menos dos veces al año. repartidos a lo largo del periodo de funcionamiento de la torre y en función del uso extensivo que se le de.

No obstante para el usuario domestico de equipos de aire acondicionado, resaltar que puede estar tranquilo, ya que es altamente improbable un contagio en equipos individuales.

Comparte esta historia

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu correo no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar